Áreas Núcleo

La iniciativa del Corredor Marino del Pacifico Este Tropical – CMAR que busca la cooperación regional para la conservación y uso sostenible de los recursos marinos y es liderada por los gobiernos de Ecuador, Costa Rica, Colombia y Panamá, tiene su principal accionar en 5 áreas núcleo: el Parque Nacional y Reserva Marina de Galápagos, Parque Nacional Isla del Coco, el Santuario de Fauna y Flora Malpelo, el Parque Nacional Natural Gorgona y el Parque Nacional Coiba.

Localización de las Áreas Núcleo del CMAR

La iniciativa busca apoyar, fomentar  y fortalecer el esfuerzo de gestión  conjunto entre  las áreas núcleo del CMAR por medio de intercambio de experiencias y proyectos que permitan ayudar a mejorar la gestión de las mismas.

PARQUE NACIONAL ISLA DEL COCO

El Parque Nacional Isla del Coco (PNIC) es mundialmente reconocido como un importante reservorio de biodiversidad y endemismo, sitio de excepcional belleza paisajística y uno de los mejores destinos para el buceo recreativo. Se encuentra localizado entre los paralelos 5″30′ y 5″34′ y los meridianos 87″10 y 87″6′ a 535 Km de Cabo Blanco, frente a la costa Pacífica de Costa Rica. Tiene una extensión de 209.506 Ha.; 2.347 Ha. terrestres y 207.159 Ha. de ecosistemas marinos. El PNIC se encuentra inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1997, en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (Sitio Ramsar) desde 1998, y se reconoce como Patrimonio Histórico de Costa Rica desde 2002; distinciones que confirman su valor excepcional y universal y el deber de protegerlo para el beneficio de la humanidad (MINAE, ACMIC y SINAC, 2007).

El Parque Nacional Isla del Coco (PNIC)   se creó el 22 de junio de 1978 mediante Decreto Ejecutivo Nº 8748-A y ratificado por Ley de la República Nº6794 del 25 de agosto de 1982. Posteriormente se ampliaron los límites marinos en varias ocasiones hasta el Decreto Ejecutivo Nº 29834-MINAE del 23 de agosto del 2001. El PNIC se localiza en el Océano Pacífico costarricense a 496 km sur-suroeste de Cabo Blanco, tiene 2347 hectáreas de superficie terrestre y 207159 hectáreas de ecosistemas marinos.

Los objetivos del PNIC son conservar muestras de ecosistemas terrestres y marinos representativos   del pacífico oriental, mantener los procesos naturales evolutivos, proteger rasgos geológicos sobresalientes, proteger recursos históricos y paisajísticos, proporcionar oportunidades de educación ambiental, recreación y turismo.

El  Plan  Estratégico  del  Sistema  Nacional  de  Áreas  de  Conservación  (SINAC), quinquenio   2010-2015,   establece   en   la   Misión   Institucional   que   se   gestione integralmente la conservación y manejo sostenible de la vida silvestre, los recursos forestales, las áreas silvestres protegidas, cuencas hidrográficas y sistemas hídricos, en conjunto con actores de la sociedad, para el bienestar de las actuales y futuras generaciones. A nivel regional   el ACMIC cuenta con un Plan Estratégico con un horizonte de planificación del 2005 al 2020 que menciona la participación ciudadana en la segunda línea estratégica.

La Isla del Coco fue “descubierta” en 1526 por el navegante español Joan Cabezas. Apareció por primera vez en los mapas en 1542 (mapa entregado al Rey Enrique II de Francia por Nicolas Desliens), apenas seis años después del descubrimiento del archipiélago de las Galápagos (Bolívar, et al. 2000).

Localizada en los mapas con escasa precisión, la Isla del Coco fue, durante siglos, tan difícil de encontrar que solo navegantes muy experimentados la visitaban. Esto la convirtió en refugio ideal de piratas durante los siglos XVII y XVIII (Benito Bonito, Henry Morgan y William Davies, entre otros piratas famosos, dejaron su huella y sus leyendas en los senderos, las aguas y las cavernas de la Isla del Coco). Otros visitantes frecuentes de la Isla eran marinos en busca de agua, pescadores en camino a importantes bancos de pesca, expediciones científicas y, a partir del siglo XVIII, buscadores de tesoro. Las piedras grabadas de la Bahía Chatham son testimonio silencioso de muchas de estas visitas a lo largo de más de dos siglos (Bolívar, et al. 2000).

Isla-del-Coco

Fotografía: Ivannia Sanchez – Atardecer en Isla del Coco. 

cardumen-coco

Fotografía: Francesco Di Palma – Isla del Coco – Cardumen.

Leer Más.

MAPA ISLA DEL COCO 1883

Figura. 1:  Mapa dibujado de la Isla del Coco en 1883

i-co-an

La Isla del Coco pertenece a Costa Rica desde 1869 y desde 1978 se convierte en Parque Nacional, siendo una de las 160 Áreas Silvestres Protegidas (ASP) que integran el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Costa Rica (Chasqui, 2008).

Tiene una extensión de 2.400ha en la parte terrestre y 97.235 ha en la parte marina. Se ubica en el Océano Pacífico a 532 km de Cabo Blanco en Costa Rica, con dirección sudoeste del territorio entre los paralelos 5º 30″ y 5º 34″ de latitud N y los meridianos 87º 1″ y 87º 6″ de longitud O (Fig. 2). Administrativamente, constituye el Distrito 11 de la Provincia de Puntarenas.

Distancia de la Isla del Coco  a Diversos Puntos del Continen

Figura 2: Distancia de la Isla del Coco  a Diversos Puntos del Continente, obtenida del Plan de Manejo del PNIC, 2007.

El clima del Parque Nacional Isla del Coco está determinado por las migraciones Norte- Sur de la Zona de Convergencia Intertropical que ocasiona nubosidad y fuertes precipitaciones pluviales durante todo el año y vientos predominantes del suroeste. El promedio de precipitación pluvial oscila entre los 5.000 y 7.000 Mm.

Por los valores antes citados se deduce que no existe en el PNIC una estación seca definida, estando los suelos (parte insular) regularmente saturados de humedad, lo que asegura una vegetación siempre verde durante todo el año.

El clima de la parte insular del parque se clasifica de acuerdo a su altura en alguna de las siguientes dos categorías:

  1. De 0 a 500 MSNM.; como clima muy húmedo, muy caliente con una estación seca muy corta no definida, con un déficit pequeño de agua menos de 35 días/anuales.
  2. De 500 a 634 MSNM. (Cerro Iglesias); el clima es excesivamente húmedo, caliente con estación seca de menor de 35 días intermitentes con agua.
La temperatura media anual en la Isla del Coco, varía entre 24 y 26 oC.

Su geología es de carácter volcánico. La Dorsal de Cocos está constituida por una alineación de volcanes submarinos desarrollada en dirección suroeste-noreste sobre la Placa de Cocos. De esta cordillera, emerge la Isla del Coco, su edad geológica oscila entre 1,91 y 2,44 millones de años. En cuanto a su topografía es muy quebrada, lo que da lugar a la formación de muchas cascadas. Tiene acantilados de hasta 183 metros de altura y numerosas cuevas submarinas.

Existe en la parte insular del parque tres cuencas hidrográficas principales compuestas por el río Genio que desemboca en la Bahía Wafer; el río Lievre, que desemboca en la Bahía Chatham y el río Pittier que desemboca en la Bahía Iglesias.

Existe una cantidad no estimada aún de riachuelos y acequias menores que discurren por los costados de la isla, formando cataratas (caídas de agua) que caen directamente al mar, las cuales tienen un alto valor escénico. Las escorrentías están bien definidas y sus pendientes oscilan entre el 1 y el 5% lo que ayuda a evacuar naturalmente aún en las zonas planas de la bahía. En las bahías el suelo puede llegar a su límite de saturación provocando inundaciones menores que no superan el período de las 48 horas.

Convergencia de cinco corrientes marinas, entre ellas la Contracorriente Ecuatorial del Norte, que permite una alta circulación de larvas así como de grandes pelágicos y especies migratorias; transporta aguas tropicales cálidas ligeramente al norte de la línea ecuatorial, en un recorrido de más de cinco mil kilómetros. Por medio de esta corriente marina de aguas superficiales, en la Isla del  Coco se  manifiesta,  periódicamente,  el  fenómeno  de  interacción  oceánica  y  atmosférica conocido como “El Niño“.

Posee uno de los ecosistemas marinos más puros, sanos y biodiversos de todo el planeta. El PNIC ofrece hábitat para: Más de 300 especies de peces marinos (10% endémicas); más de 600 especies de moluscos marinos (7,5% endémicas); más de 800 especies de insectos (15% endémicas); más de 100 especies de aves (13 residentes, 3 endémicas); cinco especies de peces de agua dulce (3 endémicas) y cerca de 400 especies de plantas (7% endémicas).

Según la lista de aves de la Isla del Coco (Montoya, 2003), actualizada a 16 de noviembre del 2007, la avifauna general de la isla está compuesta de 115 especies, incluidas en 31 familias y 74 géneros. De estas especies se contabilizan 32 marino-oceánica-pelágicas; 40 costero-lacustre- estuarinas y 43 terrestres. De esta avifauna, 102 especies son visitantes de diversas categorías y 13 residentes reproductivos, es decir que anidan y se reproducen en la Isla en forma regular (Sancho, 2001).La Isla no cuenta con mamíferos terrestres nativos u autóctonos.

En el ambiente marino se puede encontrar al delfín hocico de botella, la orca falsa, la ballena jorobada, cachalotes, manta rayas y a las 27 especies de tiburones, predominando los punta blanca, el azul, el ballena y el martillo. Se une a esta vitrina submarina las 32 especies de coral (9 de agua profundas) (Sancho, 2001).

La flora de Cocos responde a un proceso de dispersión, “facilitada por medio de aves, vientos, corrientes marinas y materiales flotantes”, asegura Montoya. A pesar de ello, no existe mucha variedad. Se tienen contabilizadas 235 especies de plantas con flores y semillas, junto a ellas hay 74 especies de helechos. Mayor número de especies se han encontrado en hongos, contabilizándose unas 85 pero se cree que falta un 50% de ser inventariado. Dentro de toda esta gama de flora, sobresalen tres endémicas: el palo de hierro (Sacoglottis holdriedgei), canelillo (Ocotea insularis) y palmito (Euterpe precatoria), el guarumo y la palma de coco (Sancho, 2001;  MINAE, ACMIC y SINAC, 2007).

En un territorio de tan solo 24 km2 en general, la vegetación de la Isla corresponde a la de un bosque tropical lluvioso, pudiéndose identificar zonas litorales, a alturas menores a 50 metros que crecen en acantilados y en las partes bajas de las bahías. Por otro lado, está la vegetación de la zona montañosa, que es la de mayor cobertura y está presente en alturas superiores a los 100 metros donde dominan los musgos, líquenes y bromelias (Sancho, 2001)

Debido a su posición geográfica y su condición de isla oceánica, así como por su tamaño, aislamiento y estado de conservación, el Parque Nacional Isla del Coco constituye un sitio natural único  y  privilegiado  en  el  mundo,  con  un  endemismo  importante  y  una  diversidad  biológica singular singular (Ministerio del Ambiente y Energía, 2007).

Constituye el primer punto de colonización de larvas y un centro de distribución de especies para toda una vasta región denominada Pacífico Oriental, mientras que la alta dinámica de corrientes marinas permite la renovación y circulación constante de las aguas, evitándose la contaminación o sedimentación concentrada en los cuerpos de aguas adyacentes al litoral, en especial las áreas de las bahías (Bolívar, 2000).

Gracias a la gran variedad de condiciones ecológicas que presenta la Isla, hacen que este lugar adquiera    gran interés para conducir estudios científicos en campos como: Oceanografía, Meteorología y Cambio Climático, Biología marina y Ecología, entre otros (Bolívar, 2000).

Una preocupación permanente de las autoridades responsables del manejo del parque (SINAC), es la presencia en el parque de especies de flora y fauna introducidas voluntaria e involuntariamente desde hace cientos de años, esto es desde que llegó el primer ser humano a la isla. Varias de estas especies están ocasionando daños irreversibles en los diversos recursos que se protegen en el parque (suelo, agua, aves, reptiles, vegetación), situación que apenas es abordada desde el punto de vista de manejo activo, como son algunos estudios básicos de inventario y ubicación espacial de vegetación introducida, y estimaciones de abundancia de las poblaciones de cerdos y ratas.

Las cinco especies de fauna introducida son: cerdos cimarrón (Sus scrofa), venados cola blanca (Odocoileus virgianianus), ratas (Rattus rattus y Rattus norvegicus), cabras (Capra hircus) y gatos domésticos (Felis catus) (Sancho, 2001).

En cuanto a especies introducidas de flora, la situación es diferente, en tanto el número de especies es muy alto, comparativamente con la cantidad de especies de fauna. Aún no se sabe con exactitud las consecuencias (impactos) de las especies en la biodiversidad nativa de la isla. Trusty (2006), indica que en la Isla hay 71 especies de flora introducidas, lo que significa un 27% de la flora total. De estas se considera que cinco especies (5) tienen un gran potencial de convertirse  en  especies  invasoras  y  se  recomienda  su  erradicación  de  la  isla  (Momordica charantia, Passiflora edulis, Coffea arabica, Catharanthus roseus y Carica papaya).

Una de las actividades más depredadoras de los recursos marinos que se protegen en el PNIC es la pesca ilegal. Desde muchos años antes de ser parque nacional, la zona ha sido visitada por la flota pelágica internacional y nacional.

La Isla del Coco al quedar en el centro del triángulo de oro de las manchas del atún aleta amarilla que se extendía desde México hasta Perú y hacia el Pacífico Central Ecuatorial pasa a ser sitio de visita y de captura del atún pesca incidental de tiburones

Al inicio de la década de los 70 se da la pesca intensiva alrededor de las 10 millas de la Isla del Coco, llegando a casi extinguir las especies de tiburón. Paralelamente se dio la pesca intensiva de langosta. En la década de los 80 se da el período de mayor pesca intensiva en las aguas alrededor de la Isla del Coco, motivando que se diera la denuncia nacional e internacional sobre la práctica nociva de la explotación de la aleta del tiburón dejando en el fondo marino alrededor de la Isla del Coco los torsos sin alelas de gran cantidad de tiburones (SINERGIA 69, 2003, tomado del plan de manejo).

Otras especies más comunes encontradas en los anzuelos son manta rayas, tortugas verdes, pez vela, pez marlin y otras 18 especies.

La  gestión  de  un  área  protegida  implica  que  el  responsable  de  la  administración  realice actividades que de alguna manera inciden también negativamente en los recursos protegidos, esto por la presencia permanente de funcionarios.

En el caso del Parque Nacional Isla del Coco, es evidente que los mismos funcionarios han ocasionado involuntariamente impactos negativos en los recursos. La expansión del área administrativa en Bahía Wafer sin planificación, ha ocasionado la modificación de drenajes naturales (quebrada Cangrejo). La permanencia de personal en el parque implica la introducción periódica de desechos sólidos de larga duración como son los plásticos; combustibles (aceites, gasolina, diesel), detergentes no biodegradables, aerosoles, etc.

Para implementar las distintas actividades que se deben realizar en el PNIC, con el objetivo de eliminar, disminuir y minimizar las amenazas a los recursos protegidos, el parque maneja una organización del trabajo en cinco Programas de Manejo básicos con sus temas de acción y recursos humanos requeridos:

  1. Programa de administración  y  operaciones.  Incluye  los  temas  de  desarrollo  de  recursos humanos, manejo financiero, infraestructura, equipo, voluntariado, legislación, planificación, mantenimiento, cooperación interinstitucional, comunicación, seguimiento y evaluación.
  2. Programa de gestión  de  financiamiento Este  programa  abarca  los  temas  de  gestión  de proyectos, mercadeo del parque, relaciones con ONGs y filantropía.
  3. Programa de control y vigilancia. Temas de patrullajes, operativos especiales, control de áreas críticas, aplicación de la legislación ambiental (procesos legales), demarcación de límites; y la seguridad del personal, de los visitantes, de la infraestructura y del equipo del parque.
  4. Programa de manejo de recursos naturales y culturales. Incluye temas de investigación, gestión de la investigación, monitoreo biológico, daño ambiental, recuperación de hábitats, manejo de especies introducidas (exóticas) e invasoras, viabilidad ecológica.
  5. Programa de uso público (turismo sostenible). Abarca temas de turismo sostenible, rotulación informativa, interpretación ambiental, reglamento de uso público, servicios e infraestructura turística, monitoreo de impactos por visitas, relaciones con empresas de turismo.

El  Parque  Nacional  Isla  del  Coco  se  divide  para  su  manejo  en  cuatro  (4)  zonas: 

  • Zona  de Protección Absoluta.
  • Zona de Uso Público.
  • Zona de Uso Restringido.
  • Zona de Uso Especial.
MAPA ZONAS USO ISLA DEL COCO

Figura 3: Mapa de zonificación del PNIC, tomado del Plan de Manejo de la misma, 2007.

Debido a la distancia a la cual se encuentra la isla respecto al continente, es muy difícil involucrar a la población de Puntarenas; sin embargo, existe el voluntariado en el cual se ayuda en todos los planes que el área maneja y ellos a cambio te ofrecen hospedaje y alimento. Por lo tanto, para involucrar a las personas se puede realizar una mayor difusión en la comunidad para que éstas puedan ir a conocer la isla, ayudar en las actividades y ‘hacerla propia’.

Ya existe un reglamento en el cual se prohíbe introducir especies a la isla. Pero, a pesar de que ha habido propuestas, aún no existe un plan para erradicar las especies invasoras que viven dentro de la isla. Por tanto se deben crear éstos con el fin de tratar de erradicar esas especies y tener un monitoreo constante por si la población aún existe o se distribuye, logrando mantener la biodiversidad existente.

El 80% de la Isla del Coco no se conoce debido a su difícil acceso (información proporcionada por Victor Acuña, 2010); sin embargo ha habido algunos científicos que han tratado de recorrer una parte de éstas áreas y han descubierto muchas especies nuevas y endémicas; por ejemplo los helechos.  Por  tanto,  falta  mucho  por  investigar  por  lo  que  se  podría  generar  vínculos  con científicos a los cuales se les proporcione una estación de investigación, y a cambio, ellos divulguen la información generada y propongan proyectos que beneficien al manejo y los objetivo del PNIC

Información sobre su reglamentación, zonificación y normativas puede obtenerse siguiendo este enlace:

Link de Descarga
.
galap
34NZ1929
20081128_2818
PARQUE NACIONAL GALÁPAGOS

Las Islas Galápagos constituyen uno de los archipiélagos oceánicos más grandes y mejor conservados en términos ecológicos. Se encuentran bajo la jurisdicción de la República del Ecuador, en la Provincia de Galápagos, la cual está dividida políticamente en tres cantones, que  corresponden con las islas de: San Cristóbal, con su capital cantonal Puerto Baquerizo Moreno, que es también la capital provincial; Santa Cruz, cuya capital cantonal es Puerto Ayora; e Isabela con Puerto Villamil como capital cantonal. Las coordenadas de referencia más externas van desde los 89º14’ hasta los 92º00’ de longitud Oeste y desde los 1º40’ de latitud Norte y los 1º24’ de latitud Sur; delimitando aproximadamente una superficie de 54.156 Km2 de tierra y mar. Al este, el punto más cercano es el Cabo San Lorenzo en el Ecuador continental, que dista 928 Km de la isla San Cristóbal. Al norte, la masa de tierra más cercana es la isla de Cocos, que dista 870 Km de la Isla Darwin (Galapagos Park, 2005). 

El archipiélago de Galápagos incluye 233 unidades terrestres emergidas (islas, islotes y rocas) de origen volcánico. De estas, 13 islas son grandes, es decir con una superficie mayor de 10 Km2, otras 5 islas pueden considerarse medianas, con un tamaño de entre 1 y 10 Km2 y las restantes 215 unidades son islotes de tamaño pequeño, además de numerosos promontorios rocosos. Cinco de las islas (Isabela, Santa Cruz, Fernandina, Santiago y San Cristóbal) representan el 93,2% de la superficie total del archipiélago. La Isla Isabela, con 4.696,5 Km2 es, con diferencia, la de mayor tamaño, siendo más grande que todo el resto de las islas e islotes juntos (58,7% de la superficie total del archipiélago). La superficie total emergida del archipiélago es de 7.995,4 Km2 y posee una línea de costa de 1.688 Km. Del total de islas, 773.258 de 799.540 ha se encuentran consideradas dentro del AMP, estando colonizada un 3.3%. El ecoturismo y las actividades indirectas relacionadas constituyen las principales vías de ingreso de divisas a la Provincia (Galapagos Park, 2005). 

Las islas Galápagos se localizan en un área donde convergen corrientes de características disimiles. Del occidente llegan las cálidas y transparentes aguas de la contracorriente ecuatorial del Pacífico, mientras que del oriente llegan aguas frías y nutritivas arrastradas por la corriente de Humboldt. Esta mezcla favorece la abundancia y riqueza de plancton, base de la compleja y conservada trama trófica que se refleja en la presencia de grandes migrantes y abundantes aves. Así mismo, esta convergencia favorece la presencia de especies de aguas frías y cálidas. Estas condiciones hacen de Galápagos es un complejo ecosistema de grandes dimensiones (de cientos o miles de Km2) y con alto endemismo. A la fecha se han listado animales entre especies marinas y terrestres a 544 peces (79 endémicos), 49 reptiles (43 endémicos, 5 extintas), 178 aves (56 endémicas), 57 mamíferos (16 nativas, 8 extintas), 200 Equinodermos, 939 moluscos marinos (157 endémicos) + 128 gasterópodos terrestres (118 endémicos), 463 crustáceos marinos (40 endémicos), 153 cnidarios entre corales, octocorales y anemonas (14 endémicos), entre otras. En cuanto a plantas, se tienen 131 helechos y semejantes (12 endémicos), 3 Cycadaceos (introducidas), 5 coniferas (introducidas) y 1345 plantas con flores (241 endémicos), más otro tanto en algas, briofitas, etc. (Bungartz, et al., 2009). Dada la complejidad ecosistémica, Galápagos entro en la categoría de Patrimonio Natural de la Humanidad: el Parque Nacional fue declarado como tal en 1978 y la Reserva Marina el 2001 (Galapagos Park, 2005). 

Resultan llamativas al turismo las agrupaciones de mamíferos como playas con leones marinos con una población de aproximadamente 50.000,  750.000 de aves marinas que habitan en las islas, las tortugas gigantes de las que aún se cuenta con 10 especies que suman unos 25.000 individuos, así como la visita de otros mamíferos marinos como ballenas jorobadas, ballena enana, ballena sei, esperma, brydes y azules, orcas, marsopas, delfines de nariz de botella y otros. Y para apasionados de grandes peces es posible observar a cerca de30 especies de tiburones y rayas, entre tiburones martillo, tiburones ballena, Galápagos, cuerno, tigres, tiburón de puntas blancas y tiburón de puntas negras. En especial, los tiburones martillos resultan abundantes en cercanías a las islas Wolf y Darwin, donde llegan numerosos buzos. Algunas rayas pueden ser observadas en snorkeling, como las doradas y las moteadas. También se encuentran rayas águilas y mantas gigantes. Además de numerosos peces arrecifales presentes en los arrecifes coralinos y fondos rocosos (Bungartz, et al., 2009).

Leer Más

Información sobre su reglamentación, zonificación y normativas puede obtenerse siguiendo estos enlaces:

Link de Descarga
.
SANTUARIO DE FAUNA Y FLORA ISLA MALPELO

La Isla Malpelo y su zona marina, es la novena área marina protegida más grande del mundo, considerada en la categoría de Santuario de Fauna y Flora en el esquema del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Corresponde a la cúspide de la cordillera volcánica submarina llamada Dorsal de Malpelo, localizada a 490 km del Puerto de Buenaventura, en la Costa Pacífica Colombiana. Su altura máxima se encuentra en el Cerro de la Mona con 360 m.s.n.m, el cual está rodeado por 11 peñascos con alturas que varían entre los 10 y 40 metros. La extensión total del parque es de 857.500ha siendo solo 120 ha de territorio emergido. Su alto grado de aislamiento, confluencia de varias corrientes importantes de la Cuenca del Pacífico y la presencia de un archipiélago rocoso en aguas oceánicas ha influido en la especial composición de su patrimonio natural (Parques Nacionales Naturales y Fundación Malpelo 2007; García, 2010).

Se cuenta con 7 especies vegetales entre el helecho Pityrogramrna dealbata y líquenes de los géneros Caloplaca, Candelabria, Lecidea y Pyxine. Se tienen 40 especies de invertebrados terrestres en su mayoría anélidos y artrópodos, se destaca la presencia reciente de hormigas Odontomachus bauri y del escarabajo Platynus (Carabidae: Harpalinae: Platynini) cuyos patrones de coloración y forma ha cambiado frente a sus pares continentales, y el cangrejo terrestre endemico Johngarthia malpilensis. Por otra parte, se han reportado 60 especies de aves, entre las que se destaca la colonia reproductiva más grande del mundo del piquero enmascarado (Sula granti). Se cuenta en gran abundancia 3 reptiles representados por la lagartija (Anolis agassizi), el lagarto punteado (Diploglossus millepunctatus) y el geko (Phyllodactus traversalis), todos endémicos de la Isla (Parques Nacionales Naturales y Fundación Malpelo 2007; García, 2010).  

En su parte sumergida, la Isla de Malpelo ofrece una alta diversidad y abundancia de especies arrecifales, peces pelágicos, mamíferos y tortugas marinas. Se observan cantidades importantes de especies comerciales como bravos Seriola rivoliana, las macarelas  Elagatis bipinnulata, jureles azules Caranx melampygus, los jureles negros  Caranx lugubris y los bonitos Sarda orientalis. Más aun, durante todo el año, en los alrededores de la isla pueden observarse, concentraciones de tiburones de Galápagos, Carcharhinus galapagensis, más de 300 tiburones martillo y hasta de 1000 individuos de tiburones sedosos Carcharhinus falciformis. Por estas condiciones y más, en el 2002 fue declarada como Zona Marina Especialmente Sensible por parte de la Organización Marítima Internacional, en el 2005 es catalogada como Área de Importancia para la Conservación de las Aves (Área AICA) por parte de BirdLife Internacional y en el 2006 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO (Parques Nacionales Naturales y Fundación Malpelo 2007; García, 2010).  

Información sobre su reglamentación, zonificación y normativas puede obtenerse siguiendo estos enlaces:

Link de Descarga
aves1

Fotografía: Diego Grajales –  Piquero sula sula.  

buzo

Fotografía: Claude Cuinen – Buceo en Malpelo. 

.
Gorgona-Colombia.-Foto-Margarita-Ramos

Fotografía: Margarita Ramos – Parque Gorgona –  Lagarto azul. Anolis gorgonae.

Cola ballena jorobada Megaptera novaeangliae.Parque Gorgona-Colombia.Foto Fundación Yubarta.19-07

Fotografía: Fundación Yubarta –  Parque Gorgona –  Cola Ballena jorobada Megaptera novaeangliae

PARQUE NACIONAL ISLA GORGONA

El Parque Nacional Isla Gorgona, se encuentra localizado entre 2°55’45” – 3°00’55”N, 78°09’ – 78°14’30”W, frente a la costa Pacífica de Colombia, a una distancia de 35 km en su punto más cercano al continente en punta reyes, cerca al  poblado de Bazan, Departamento de Nariño. Tiene una extensión de 61687.5 Ha.; de las cuales 1383 Ha. son terrestres distribuidos entre las formaciones de Isla Gorgona e Isla Gorgonilla, mientras que el restante 97% corresponde a ecosistemas marinos. Corresponde a una isla continental con una máxima elevación a 338 m.s.n.m. en el cerro Trinidad, lo que le permite el flujo de quebradas a lo largo de la Isla, y el desarrollo de un Bosque Muy Húmedo Tropical (Parques Nacionales Naturales 2006; García, 2010).  

La Isla Gorgona posee una abundante vegetación (86% de la isla cubierta) y una alta pluviosidad (6.900mm), lo cual favorece la presencia de una alta biodiversidad. Es hábitat de 159 aves migratorias y residentes, 35 reptiles terrestres, 543 plantas vasculares, 2 peces dulceacuícolas, entre otros. En su parte marina se cuenta con 0.3km2 de formaciones coralinas, siendo la mayor extensión de corales duros del Pacifico colombiano. Para este ambiente se reportan 25 corales duros, 24 equinodermos, 53 poliquetos, 525 moluscos, 159 crustáceos, 379 peces marinos, 15 mamíferos marinos, 6 reptiles marinos, 86 macroalgas, entre otros. Así mismo se encuentran otros ecosistemas importantes por su alta productividad y riqueza biológica como son los litorales rocosos, arenosos, fondos blandos y fondos rocosos. Esto conlleva a que el Parque constituya un área de stock pesquero que desborda hacia su área de influencia (Parques Nacionales Naturales 2006; García, 2010).  

Entre los ambientes terrestres y marinos se reportan endemismos, algunos de ellos son: dos gusanos marinos (Nothria gorgonensis y Maldane gorgonensis), un caracol terrestre (Dyrmaeus gorgonensis), un cangrejo de agua dulce (Hypobolocera gorgonensis), una mariposa (Parides gorgonensis) y el emblemático lagarto azul de Gorgona (Anolis gorgonae). También se reportan subespecies endémicas tales como el pájaro hormiguero (Thamnophilus punctatus gorgonae), pájaros mieleros (Cyanerpes cyaneus gigas y Coereba flaveola gorgonae), unmico cariblanco (Cebus capuccinus curtus), un perezoso de tres dedos (Bradypus varigatus gorgonae) y la rata semiespinosa (Proechimis semispinosus gorgonae). Una de las principales atracciones es la llegada de especies migratorias. Ballenas jorobadas, tortugas y numerosas aves visitan la Isla como sitio de reproducción, crianza y alimentación (Parques Nacionales Naturales 2006; García, 2010).  

En cuanto a la geología, es importante por las afloraciones de rocas komatiitas, las más jóvenes del mundo, se encuentran en esta ara protegida.  También hay vestigios arqueológicos que dan cuenta de la presencia de una cultura prehispánica de aprox. 1300 años a.c, siendo una de las más antiguas del pacifico americano (Parques nacionales naturales, 2006)

Información sobre su reglamentación, zonificación y normativas puede obtenerse siguiendo estos enlaces:

Link de Descarga
.
PARQUE NACIONAL ISLA COIBA

El Parque Nacional Isla Coiba junto con su Zona Especial de Protección Marina (ZEPM) constituye el área protegida marina más grande de la República de Panamá. Se encuentra localizado entre 7°25′N y 81°45′, a 440 kilómetros al suroeste de la Provincia de Veraguas , Distrito de Montijo – Panamá, dentro del golfo de Chiriqui. Por localizarse en un área protegida de la corriente de El Niño y vientos, se desarrollan en el Parque una alta diversidad representada en un denso bosque húmedo tropical con algunos sectores prístinos y extensos ecosistemas marinos. Tiene una extensión de 270,125 h, donde el 20% corresponde a territorio emergido. La porción emergida está conformada por 8 islas menores y 30 islotes de origen volcánico. La alta diversidad, gran extensión en paisajes marinos y bajos niveles de alteración hicieron merecedora a este Parque Nacional de ser declarado como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 2005 (ANAM, 2007).

Posee un clima bimodal tropical, que permite la presencia permanente de diversos ríos y quebradas. El rio negro es el más extenso con 20 km. Posee una topografía accidentada, siendo el Cerro de la Torre el punto más elevado con 416 msnm. La biodiversidad del Parque Nacional Coiba está representada en 1,450 especies de plantas vasculares, 36 especies de mamíferos (entre estas 2 especies de delfines y 2 ballenas residentes y otras 19 especies que son visitantes ocasionales), 147 de aves, 39 especies de anfibios y reptiles (las tortugas carey, canal y la verde, usan sus playas para desovar) y 45 artropodos marinos. Los abundantes recursos pesqueros permite la presencia de 33 especies de elasmobranquios entre el tiburón ballena (Rhincodon typus), el tiburón tigre (Galeocerdo cuvier) y la manta raya (Manta birostris), asi como grandes pelágicos como el dorado (Coriphaena hippurus) y el atún de aleta amarilla (Thunnus albacares).  Si bien hay una estrecha relación con la fauna y flora continental, se han registrado endemismos en Coiba, tales como el ñeque de Coiba (Dasyprocta coibae), el mono aullador de Coiba (Alouatta coibensis) y el ave  colaespina de Coiba (Cranioleuca dissita) (ANAM, 2007).

Leer Más.

Por otra parte, Isla Coiba tiene una alta oferta cultural. Fue habitada desde el 250 D.C. por indígenas Cobaya que desaparecieron con la llegada colonizadores españoles y procesos de esclavitud para la minería del Darien. De su asentamiento quedaron evidencias arqueológicas. Fue utilizada como refugio de piratas y corsarios, tuvo una colonia española, fue un penal durante 75 años y en el 2004 finaliza su función como penal, cuando fue declarada como Parque Nacional de Panama (ANAM, 2007).

Información sobre su reglamentación, zonificación y normativas puede obtenerse siguiendo estos enlaces:

Link de Descarga
Gira a Coiba ANCON ANAM (102)

Fotografía: ANAM – Isla Coiba.