Biodiversidad y Ciencias

El Pacífico Oriental Tropical-POT posee características oceanográficas y biológicas particulares por lo cual ha sido considerada una ecoregion marina (Spalding et al., 2007), uno de los grandes ecosistemas marinos del mundo (FAO, 2005) y una provincia biológica marina (Longhurst, 2006), aun así no tiene unos límites geográficos definidos, se ha estimado que su extensión es de unos 20 millones de km2 de aguas territoriales, zonas económicas exclusivas y territorios insulares de 13 países (CPPS y PNUMA, 2012). Al extenderse desde la costa sur de la Bahía Magdalena en Baja California (~25°N), hasta Cabo Blanco en el norte del Perú (4°S), incluyendo en su parte oceánica hasta las islas de Revillegigedos, Clipperton, Cocos, Malpelo, Gorgona, Galápagos (Robertson y Allen, 2015), conlleva a que posea una mezcla de aguas marinas, una alta productividad y alta variabilidad de condiciones oceanográficas que consecuentemente permite la presencia de numerosas especies y endemismos (Sasai et al., 2007). Esto se refleja en la presencia de especies residentes tanto de tipo tropical como templada, especies migrantes de zonas polares, alto endemismo regional y especies hermanas con el Gran Caribe (Robertson y Allen, 2015). Las áreas protegidas que lo conforman a pesar de estar separadas por distancias > 600 kilómetros, están conectadas biológicamente (Guzmán et al., 2013). Estas características han sido consideradas al incluir al POT como una de las áreas marinas en el mundo con significancia biológica y ecológica para los objetivos Aichi, definidas en la COP10 (UNEP, 2012).

biodiversidad 1

Fotografía: Luis Chasqui – Funcionario del Parque Isla del Coco. evaluando el impacto del buceo en comunidades bentónicas, año 2008.

El POT posee numerosos ecosistemas. Entre las costas e islas del área se suman cerca de 600.000 Ha de manglar de este continente para el Pacifico, lo cual significa que el POT incluye cerca del 50% de su cobertura (Tabla 1, página Pacífico Este Tropical). Además de poseer una costa heterogénea y accidentada entre litorales arenosos, acantilados rocosos y planos inundables (Miloslavich et al., 2011), las áreas emergidas costeras e insulares poseen diferentes ecosistemas, Isla del Coco, Isla Coiba e Isla Gorgona poseen un desarrollado bosque muy húmedo tropical (Porras-Jiménez et al., 2014; CPPS-PNUMA, 1997; Valencia et al., 2009), en el archipiélago de Galápagos se encuentra un ecosistema singular tipo matorral xerofítico (Parque Nacional Galápagos, 2005), mientras que en Isla Malpelo las rocas son desprovistas de vegetación en su mayoría, siendo mayor en el cerro La Mona compuesta principalmente por una cobertura herbácea (Parques Nacionales Naturales y Fundación Malpelo, 2007).

Dentro del CMAR se encuentran numerosos vertebrados terrestres. En cuanto a reptiles se destacan 49 especies endémicas de Galápagos entre las que se encuentran las tortugas gigantes y las iguanas marinas de Galápagos (Parque Nacional Galápagos, 2005), 3 lagartijas de Malpelo (Parques Nacionales Naturales y Fundación Malpelo, 2007) y el lagarto azul de Gorgona (Parques Nacionales Naturales, 2006). En aves, el POT constituye una zona de anidación y alimentación, todas las islas reportan numerosas especies residentes y migratorias: en Galápagos 178 (Parque Nacional Galápagos, 2005), Gorgona 159 (Parques Nacionales Naturales, 2006), Malpelo 60 (Parques Nacionales Naturales y Fundación Malpelo, 2007), Coiba 147 (ANAM, 2007), Cocos 100 (MINAE et al., 2007). En cuanto a mamíferos se reportan 57 especies en Galápagos (Parque Nacional Galápagos, 2005), 3 especies en Gorgona -todas subespecies endémicas- (Parques Nacionales Naturales 2006) y 3 especies en Coiba (ANAM, 2007).

En cuanto al medio marino se considera una de las regiones con mayor biodiversidad, con un alto endemismo en comparación a otras regiones del mundo. Por ejemplo de cerca de las 1300 especies de peces registradas, el 71% son endémicas (Miloslavich et al., 2011). En cuanto a especies marinas, hasta el 2011 se habían reportado unas 6,714 especies para las aguas jurisdiccionales de Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador (4 grupos protista Foraminifera, Radiolaria, Tintinnida, Dinoflagelata, 2 filos de plantas algae, angiospermae y 30 filos animal) (Miloslavich et al., 2011). Los taxa más diversos en la región son Polychaeta (1,894 especies), Peces (1,212 especies), Crustacea (863 especies), y Mollusca (875 especies), que en conjunto suman el 47.3% de la biota marina conocida para el CMAR (Miloslavich et al., 2011).

En la siguiente tabla se incluyen las especies reportadas para el CMAR por Miloslavich et al(2011):

 

En cuanto a la representatividad de arrecifes de coral, se tiene que estos están presentes a pesar de las condiciones poco oligotróficas del POT, están compuestos principalmente por 5 géneros de especies zooxantheladas (Pocillopora spp., Acropora spp., Porites spp., Psammocora spp., Pavona spp.), siendo las localidades con mayor riqueza (≥20 especies) las islas oceánicas de Revillagigedo, los arrecifes costeros de México, Costa Rica, Panamá y Colombia (Glynn y Ault, 2000). 

El número de especies marinas y terrestres reportadas en el CMAR es alto pero se puede considerar subestimado aun, dada la alta biodiversidad de la región, año a año se reportan más especies -Ej: adiciones a la avifauna marina de Gorgona (Estela et al., 2007) o se descubren nuevas -Ej: 2 nuevas especies de un género de octocoral endémico del POT Eugorgia beebei y E. mutabilis (Breedy et al., 2013), lo cual se refleja en los inventarios de biodiversidad reportados en las diferentes versiones de los planes de manejo de las áreas, cruceros de investigación, entre otros. Un reflejo de esto es que en la base de datos OBIS se reportó para el 2011 la mitad de las especies que en la revisión realizada por Miloslavich et al. (2011); en este estudio se señalan la necesidad de incrementar los inventarios de biodiversidad en la región del POT, especialmente en las costas de Colombia y Ecuador, señaladas como las menos estudiadas (Miloslavich et al., 2011).

En el marco de la estructura del CMAR, el grupo de ciencias ha venido trabajando en los últimos años en lograr armonizar herramientas que permitan bases de información con variables comunes donde  se puedan realizar comparaciones y modelaciones regionales para evaluar el estado de conservación o amenaza de los ecosistemas y especies.

Especies Prioritarias:

El Grupo de Ciencias ha priorizado el levantamiento de línea base y monitoreo de especies objetivo y bandera de conservación. Entre estas se encuentran al tiburón martillo, sierra, las tortugas marinas, el dorado y los picudos. La información de estos últimos dos grupos de organismos mencionados es ampliada en el aparte de pesca.

Tiburón martillo

El manejo de los tiburones es considerado un tema transversal entre los países miembros del CMAR en relación a la conservación de la biodiversidad y a los procesos del sector productivo (UICN-UNESCO, 2009). De las especies de tiburones, al menos 5 requieren de un manejo regional urgente en el CMAR: Sphyrna lewini, Isurus oxyrinchus, Carcharhinus falciformis, Alopias pelagicus, y Prionace glauca (UICN-UNESCO, 2009). En el caso específico de los tiburones martillo, la Asamblea de miembros aprobaron durante el Congreso Mundial para la Naturaleza de la UICN, recomendaciones relacionadas con el manejo sostenible y conservación de estas especies en el Pacífico Este Tropical. Con la REC4.114 se decidió adoptar una política global contra el aleteo de tiburones; con la REC4.113 se orientaron lineamientos para la conservación de los tiburones migratorios y oceánicos, y finalmente en la REC4.111 se decidió por incluir las diferentes especies de tiburones martillo Sphyrna spp. del Corredor Marino del Pacífico Oriental Tropical, dentro de la implementación de estrategias de conservación (UICN-UNESCO, 2009).

Los tiburones martillo son elasmobranquios carcarhiniformes de la familia Sphyrnidae y del genero Sphyrna (Robertson y Allen, 2015). Los tiburones de este género tienen por característica distintiva la forma de la cabeza, cuya parte frontal presenta expansiones laterales y los ojos se ubican en los ejes externos de estas. Poseen 5 hendiduras branquiales y cuerpo alargado (Mejia-Falla et al., 2011). La longitud de los tiburones martillo varía entre 1 y 6 metros, y su peso entre  3 y  600 kilogramos aproximadamente (Mejia-Falla et al., 2011). Estos se distribuyen tanto en aguas oceánicas como en costeras poco profundas en los esteros y el manglar, hábitat donde algunas hembras de estas especies prefieren tener sus crías. Se alimentan de peces y otros tiburones pequeños, rayas, calamares y pulpos. Al ser un predador tope, su importancia radica en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas marinos y costeros, por el control que ejercen sobre las densidades de las poblaciones presa (Peña-Herrera et al., 2010).

La función ecosistémica que suplen los tiburones en general se ha visto impactada negativamente. La Fundación SQUALUS en Colombia, tiene una larga trayectoria en el estudio de elasmobranquios. Ellos han evidenciado en sus monitoreos, que la pesca puede estar teniendo un impacto sobre la estructura poblacional y ensamblajes de tiburones, siendo evidente en el tamaño de las especies y sus proporciones, lo cual puede ir en detrimento de la calidad de los ecosistemas (Peña-Herrera et al., 2010).

En el mundo se han reportado 9 especies de tiburones martillo, de los cuales 6 se encuentran reportados en las aguas del Corredor Marino del Pacifico Este Tropical. Tres de estas especies son circuntropicales, 2 neotropicales y 1 endémica: Sphyrna corona (endémico de la región del Pacifico Este Tropical), Sphyrna lewini, Sphyrna media, Sphyrna mokarran, Sphyrna tiburo y Sphyrna zygaena (Robertson & Allen, 2015). Todas se encuentran bajo algún nivel de riesgo según la UICN, siendo critico el estado del tiburón martillo gigante Sphyrna lewini, cuyas poblaciones se han clasificado “En Peligro” en el mundo, e inclusive para la subpoblación del Pacífico Este (Baum et al., 2007). La principal amenaza de los tiburones martillo, al igual que otros elasmobranquios, es la sobrepesca (Peña- Herrera et al., 2010). En diferentes regiones del Pacífico Oriental Tropical, se registraron disminuciones significativas en los desembarcos, presentando por ejemplo, un descenso en Ecuador de un 45.42% en los desembarques interanuales en el periodo 2008-2010 (Viceministerio de Acuicultura y Pesca-Subsecretaria de Asuntos Pesqueros, 2014). En Costa Rica las alarmas estuvieron dadas por el aleteo y el volumen de desembarcos donde los tiburones pasaron de representar el 4.9% al 26.3% a mediados de la década del 2000 (Hearn et al., 2010). En Panamá, un estudio realizado entre el 2009-2011 revela que Sphyrna spp. representa el 67.83% de las capturas de tiburones, y en general para todas las especies, el 90% están compuestos por neonatos y juveniles (Rodríguez, 2011). Por su parte en Colombia, ha existido incertidumbre del estado de las poblaciones debido a que el desembarco de tiburones no se discriminaba por especie, sin embargo también se reporta una disminución en los desembarcos y capturas de neonatos y juveniles (Fundación MarViva, 2014).

Tiburón martillo

Fotografía: Luis Chasqui – Sitio Dos Amigos pequeño, Isla del Coco, 2008 – Tiburón martillo Sphyrna lewini

grafica tiburones

Figura 1. Cambios en nivel trófico evidenciados por los monitoreos de Fundación SQUALUS en Colombia, durante 1995-2007. (Hearn et al., 2010).

La implementación de mecanismos de manejo tomadas en las naciones empiezan a reflejar su efectividad. En Costa Rica por ejemplo, el porcentaje de tiburones en el total de desembarcos pesqueros mostraron una reducción del 26.3% en el 2006 a 3.3% en el 2010, según el monitoreo apoyado por la Fundación PRETOMA (Hearn et al., 2010). Las acciones emprendidas por los estados e instituciones son importantes no solo por el impacto nacional sino el regional; en diferentes estudios se ha demostrado una alta movilidad y conectividad de las especies de tiburones martillo entre las zonas costeras e Islas dentro del CMAR (Ketchum et al., 2014; Bessudo et al., 2011). Estas actividades son coordinadas principalmente por la red MIGRAMAR, conformada por expertos en tiburones quienes utilizando  telemetría satelital y acústica vienen evaluando las poblaciones de tiburones a nivel regional.

Entre los resultados de esta importante red se encuentra el Informe de estado de las poblaciones de tiburones del Pacífico Este Tropical:

Informe del estado de los tiburones

Link de Descarga
-
our_work_site-fidelity-and-hotspots_map
LINK PÁGINA

Otras acciones se vienen realizando por organismos internacionales como es el caso del desarrollo de herramientas digital de la FAO para identificar especies de tiburón a partir de las aletas:

Link de Descarga
Plan Regional para la Conservación de tiburones, rayas y quimeras en el Pacífico Sudeste: 
-
  • Al interior de los países miembros del CMAR se han divulgado normativas en esta temática:

1. Ecuador

Link de Descarga
 Acuerdo Ministerial N. 116 Manejo y Ordenamiento Tiburones Martillo: 

2. Colombia

Link de Descarga
Decreto 1124 del 2013: Adopción del Plan Nacional para la Conservación y Manejo de Tiburones, Rayas y Quimeras de Colombia-PAN Tiburones Colombia: 
 
Plan de Acción Nacional para la Conservación y Manejo de Tiburones, Rayas y Quimeras de Colombia-PAN Tiburones Colombia: 
Proyecto de Ley N°  212  DE 2013. “POR LA CUAL SE SANCIONA LA PESCA EN LA ISLA DE MALPELO”

3. Panamá

Link de Descarga
Resolución ADM/ARAP No. 013 de 9 de febrero de 2009. Adopción del Plan Nacional de Conservación de Tiburones: 
Plan de acción nacional para la conservación y ordenación en las pesquerías de tiburones, Panama:

4. Costa Rica

Link de Descarga
R-SINAC-2011 Sobre exportaciones de aletas de tiburón martillo:

ACUERDO N° 028-2009 DEL 23/01/2009 Adopción del “Plan de Acción Nacional para la Conservación y Ordenación de los Tiburones en Costa Rica (PANT)”.

-
ESPECIES REPRESENTATIVAS
sierra

Fotografía: Convenio realizado entre Patrimonio Natural y la EAT Asesorías Pesqueras – Scomberomorus sierra, Sierra del Pacifico.

Sierra

La especie Scomberomorus sierra de la familia Scombridae son peces alargados de aproximadamente 1 metro de longitud en edad adulta y peso de unos 8 kg. Se mueven entre aguas costeras y oceánicas, las cuales se distribuyen en el Pacífico desde el sur de California hasta Perú, incluyendo las Islas Galápagos (Lucano-Ramírez et al., 2011). Su dieta se basa en otros peces como las sardinas, camarones y calamares, los cuales cazan desplazándose en grandes cardúmenes entre 1-15 metros (Vega et al., 2013). Se le considera un predador tope en la cadena trófica.

Leer Más

Esta especie se encuentra bajo la categoría “Preocupación menor” de la UICN. Sus poblaciones se consideran estables aunque se han venido presentando disminuciones en los desembarcos (Collette et al., 2011). Este escenario varía en el Pacifico Oriental Tropical; en Panamá por ejemplo, se tienen indicios de sobrepesca. En un estudio del período 2003-2004, procedente de Palo Seco y Estero Caté en el Golfo de Montijo, Pacífico de Panamá, se muestra una disminución de un 42% en los desembarques , representado en adultos en temporada reproductiva y talla media de captura inferior a la talla media de primera madurez (L50) (Vega et al., 2013). En el Pacifico colombiano la pesca industrial y artesanal han venido presentando disminución en las capturas de peces, sin embargo la pesquería artesanal de la sierra, considerada una de las especies con mayor representación en las capturas, ha presentado una estabilidad con valores que oscilan entre 230t y 911t, siendo en promedio 476.16t (243.85 SD) entre 1996 al 2007 (CCI, 2008). Este patrón es similar en Ecuador, donde la pesquería de Sierra ha oscilado entre 100 y 320t para el periodo del 2007-2012, aunque durante el último año presentó una disminución drástica con 37.5t obtenidas (Instituto Nacional de Pesca, 2013).

-
Picudos

Se les conoce como picudos generalmente a las especies pelágicas de la Familia Istiophoridae del Orden Perciformes, entre los que se encuentran pez espada, marlín azul, negro, rayado y trompa corta, y pez vela (Comision Interamericana del Atun Tropical, 2011). Las diferentes especies se encuentran categorizadas bajo algún nivel de amenaza según la UICN: Marlín azul (Makaira nigricans), vulnerable; Marlín blanco (Kajikia albida), vulnerable y Marlín rayado (Kajikia audax), casi amenazada (Collette et al., 2011).

pez vela

Archivo fotográfico:  Convenio Patrimonio Natural y la EAT Asesorías Pesqueras – Pez vela – Istiophorus platypterus.

-
dorado

Archivo fotográfico: Convenio Patrimonio Natural y la EAT Asesorías Pesqueras – Coryphaenidae – Coryphaena hippurus.

Dorado

Es un grupo de especies pelágicas de nado superficial pertenecientes al género Coryphaena spp. de la familia Coryphaenidae, incluida en el orden Perciformes. Tienen distribución cosmopolita y su nombre común se relaciona con su intenso color dorado. Tiene ciclos de vida cortos aunque alcanza una talla de 1.5 metros, y se le puede encontrar de forma abundante en el Pacífico Oriental Tropical. Ha presentado declives locales por lo que se le ha catalogado con categoría de preocupación menor (Collette et al., 2011).  

-
Tortugas

Este grupo de organismos corresponde a reptiles de las familias Cheloniidae y Dermochelyidae, caracterizados por poseer las extremidades modificadas en “aletas”, un caparazón aplanado y recubierto por grandes escudos córneos y simétricos, además de alcanzar tallas corporales que superan los 70 cm (MAVDT-WWF, 2009). En la conservación de estos reptiles resulta importante realizar acciones encaminadas a proteger lugares de reproducción, alimentación, las rutas tradicionales de migración y la evaluación de otros hábitats críticos (INVEMAR et al., 2009). Este grupo tiene ciclos de vida especializados y complejos que comprenden una gran variedad de hábitats, tales como: playas arenosas, aguas costeras y estuarinas, mar abierto y corrientes marinas (MAVDT-WWF, 2009). Son consideradas especies longevas, pues poseen tasas de crecimiento muy lento y maduración sexual tardía, alcanzando la edad reproductiva entre los 30-50 años de edad (MAVDT-WWF, 2009).

El Pacífico Oriental Tropical es una región de alta importancia para este grupo de organismos, con 5 de las 8 especies de tortugas marinas reportadas en el mundo (CIT, 2012), todas con algún grado de amenaza según la UICN, por la fauna acompañante de pesca con redes o por explotación de sus huevos (MAVDT-WWF, 2009).

Tortuga carey (Eretmochelys imbricata)

Fotografía: Fundación Malpelo –  Tortuga carey (Eretmochelys imbricata), Isla Malpelo

Ver Más

Tortuga marina como fauna acompañante

Fotografia: Convenio realizado entre Patrimonio Natural y la EAT Asesorías Pesqueras – Tortuga marina como fauna acompañante.

-

Las especies de tortugas reportadas para el Pacífico Oriental Tropical son:

  1. Tortuga baula o laud (Dermochelys coriacea). Se ha reportado desde las costas de México hasta Ecuador, aunque anida principalmente en Costa Rica y México. Las densidades en anidación han disminuido hasta un 90% en los últimos 20 años, debido a la cacería y consumo de huevos, en contraste con el Atlántico donde han aumentado. Se les considera en “Peligro Critico” según la clasificación de IUCN (CIT, 2012).
  1. Tortuga verde o negra (Chelonia mydas). Se ha reportado desde el Cabo de la Península de Baja California hasta la costa norte de Perú, con importantes colonias en América Central, y presencia de anidación en Islas Galápagos e Islas Revillagigedo. Hacia la década de los 80ś sus poblaciones habían disminuido, actualmente presentan una tendencia a la recuperación, sin embargo aún se encuentran clasificadas por IUCN bajo la categoría “En Peligro” (CIT, 2012).
  1. Tortuga cabezona (Caretta caretta). Estas tortugas anidan en las costas de Australia, China y Japón. Visitan el Pacifico Oriental Tropical para su alimentación, utilizan diferentes áreas entre Perú y Golfo de California, siendo mayores sus concentraciones en esta última localidad. A pesar de registros de una paulatina recuperación de sus poblaciones, según los registros de anidación, se les considera aún bajo la categoría IUCN “En Peligro” (CIT, 2012).
  1. Tortuga lora o golfina (Lepidochelys olivacea). Es la tortuga más abundante del Pacifico Oriental Tropical. Se distribuye desde el Golfo de California hasta las costas de Perú, con mayores densidades de anidación en América Central. Los estudios de telemetría muestran que no tienen preferencias por sitios para su alimentación, y poseen flexibilidad migratoria (CIT, 2012). Se encuentran frecuentemente como parte de la pesca incidental, lo cual constituye la mayor amenaza a sus poblaciones. La IUCN la ubica en la categoria  “Vulnerable” (CIT, 2012).
  1. Tortuga carey (Eretmochelys imbricata). Se tiene reporte de su presencia a lo largo del Pacifico Oriental Tropical principalmente cerca a la costa, con anidación en América central y en las costas de Ecuador (CIT, 2012). Visitan otras áreas con abundante manglar para el forrajeo. Es incierta la tendencia histórica de sus abundancias a falta de datos. Se considera casi extinta por el tamaño de las anidaciones y registros, por lo que es poco frecuente observarlas en el Pacifico Oriental Tropical 2012. Se le considera en “Peligro Critico” por la IUCN (CIT, 2012); sin embargo se han identificado áreas refugio para esta especie como son las aguas y playas del PN Isla Coiba donde han alcanzado altas densidades de anidación (Ministerio de Ambiente, 2015).

Los esfuerzos para la conservación y estudios de las tortugas marinas se encuentran entre los mejor articulados en el Pacífico Oriental Tropical, en diferentes iniciativas como el CMAR, la CPPS, así como diversas ONG´s de carácter local e internacional, y programas institucionales. Los diferentes sectores encuentran un espacio común con la adopción de La Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (CIT). Si bien es un tratado intergubernamental que provee un marco legal conjunto entre los países miembros, genera espacios de participación mediante comités consultivos y técnicos para la comunidad científica, el sector privado/productivo, y organizaciones no gubernamentales. Entre los principales resultados se encuentra la caracterización de las rutas migratorias de las 5 especies de tortugas en el Pacifico Oriental Tropical, mediante un esfuerzo conjunto intersectorial e intergubernamental.

Mapas interactivos de los patrones puede consultarse en los siguientes enlaces:

Se ha contado con aportes de investigaciones que han alimentado los mapas elaborados:

Movimientos de telemetria de tortugas laud en el océano pacífico oriental (Bailey et al., 2012)

Movimientos de telemetría de tortugas laud en el Océano Pacífico Oriental (Bailey et al., 2012)

Asi mismo, en el CMAR, las tortugas marinas se encuentra en las agendas nacionales de los países:

1. Ecuador

Link de Descarga
Plan Nacional para la Conservación de Tortugas Marinas.
 

2. Colombia

Link de Descarga

3. Panamá

Link de Descarga

Plan de Acción para la Recuperación de las Tortugas. Marinas de Panamá. http://www.ais.unwater.org/ais/aiscm/getprojectdoc.php?docid=554

En Ecuador se ha desarrollado un plan de conservación para el pez dorado (Coryphaena hippurus)

Link de Descarga
Plan Nacional para la Conservación y el Manejo del Recurso Dorado en Ecuador (PAN DORADO):
Monitoreo

El monitoreo ambiental  consiste en la aplicación de métodos estandarizados que permiten conocer la dinámica de factores bióticos y físicos, así como evaluar sus fluctuaciones en el espacio y el tiempo (Chediack,  2009). Esa valiosa información constituye una herramienta esencial para tomadores de decisiones, científicos y usuarios de la biodiversidad, como el sector productivo y pobladores, en el sentido que se pueden idear estrategias para garantizar la sostenibilidad de los recursos mediante su manejo, y adquirir un conocimiento profundo de sus dinámicas (Chediack, 2009). En ese sentido, los monitoreos permiten entre otros aspectos:

  1. Estimar la riqueza en un área dada y explicar las causas de dicha diversidad.
  2. Estimar el tamaño de poblaciones de interés, así como los rasgos intrínsecos y extrínsecos que la condicionan. Útil por ejemplo para establecer vedas, o realizar un aprovechamiento que no exceda su MRS.
  3. Evaluar la condición y tendencia de características físicoquímicas, especie, comunidad o ecosistema de interés, y realizar inferencias de causalidad. Las medidas de calidad de hábitat permiten medir variaciones en la oferta de servicios ecosistémicos y a su vez orientar estrategias de restauración. También ayudan a identificar impactos de intervenciones humanas.
  4. Evaluar patrones temporales y espaciales de reproducción y alimentación. En este aspecto se genera información para proteger sitios y momentos clave de las especies; permite direccionar estrategias para proteger corredores o incrementar la conectividad.
  5. Contar con una base ecológica y biológica para análisis científicos que profundicen en las historias de vida de los organismos y potenciales bioprospectivos.

Las autoridades de las AMP así como las ONG´s y otras instituciones de carácter gubernamental presentes en el área del Corredor, realizan monitoreo de las principales especies que se encuentran en el Corredor.  Se espera que a futuro el trabajo coordinado entre países e instituciones permita el análisis del monitoreo de las especies desde una mirada regional.

Durante el Taller de Intercambio de Experiencias en Monitoreo del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, llevado a cabo entre el 1 y 5 de septiembre de 2014 en Bogotá, Colombia, por parte de la Agencia Presidencial de Cooperación de Colombia, el grupo de expertos allí presente concertó la estandarización de los censos de peces pelágicos.

el cual se puede descargar en el siguiente enlace:

Link de Descarga

Así mismo en el marco del mismo taller, los expertos allí reunidos, solicitaron al CMAR brindar una herramienta como su página web para incluir una base de datos genética de especies del CMAR con el fin de proveer de información a expertos, así como potencializar/enfocar  futuras investigaciones a temas de interés para el Corredor.

Base de datos genética

Esta base de datos genética y molecular, constituye una herramienta para el ingreso y consulta de secuencias nucleares, mitocondriales, marcadores moleculares, Barcodes, RNA, proteínas, enlaces a transcriptomas y genomas de referencia, asi como enlaces a documentación relacionada con análisis genéticos, genómicos y de expresión génica de organismos de interés en el CMAR.

Pero ¿a que nos referimos con genética?

La información sobre las proteínas que debe producir un organismo, sobre los rasgos que se heredan de los padres, sobre cómo se debe desarrollar y qué forma alcanzará un individuo, los rasgos que lo diferencian de otro de la misma especie y de otras especies, y la evidencia de cómo evolucionan se encuentra codificado en sus genes. Los genes son secuencias de moléculas complejas almacenadas en cadenas de ADN en el núcleo, mitocodria y/o cloroplastos de las células. Dado que cada una de esas moléculas se le ha asignado una letra, es posible generar conjuntos de datos genéticos de los organismos para realizar diferentes tipos de análisis (Estrella et al., 2005).

La información genética, dependiendo del tipo de secuencia que se use, puede funcionar como una huella digital de la especie o inclusive para diferenciar individuos dentro de una misma población, es por ello que sus aplicaciones en las acciones de conservación y aprovechamiento sostenible son numerosas:

  • El tamaño mínimo para determinar que una población es viable

Si no hay suficiente variación genética en un stock o población, se puede correr el riesgo de acumulación de enfermedades hereditarias, lo cual conduce a que ese grupo de organismos llegue a un punto de no retorno. Establecer el acervo genético es importante para tomar acciones de reforzamiento de la población.

  • Conectividad y estructura genética

Establecer cuál es el acervo genético en cada población y stock, así como entender cómo ocurren los fenómenos reproductivos entre poblaciones y stocks, de qué lugar provienen los juveniles que mantienen la pesca en un lugar, las larvas de coral o de dónde viene una especie invasora, resulta crucial para las medidas de manejo.

  • Reconocimiento

Existen especies que pertenecen inclusive a familias taxonómicas diferentes, pero que resultan difíciles de identificar a partir de sus características morfológicas. La información genética permite, a partir de una pequeña muestra, diferenciar entre organismos y determinar su identidad. Mas aún, la aplicación más llamativa es la generación de códigos de barra genéticos que permitan establecer la identidad y trazabilidad de los recursos marinos, rápida y eficazmente .

  • Evolución y causas de la biodiversidad

Los datos genéticos permiten entender cómo se da la biodiversidad en un área,  cómo se han venido adaptando los organismos al medio a través de la historia evolutiva, cómo responden químicamente ante cambios o estímulos.

  • Bioprospección

Una vez se entiende la relación evolutiva, la forma en que se codifican las proteínas, es decir la expresión genética ante estímulos, es posible identificar rasgos que le permiten a ciertas especies sobrevivir en condiciones de bajas temperaturas, acidez, regenerar rápido sus tejidos, entre otros. Identificar las proteínas implicadas y los genes que las codifican, resulta importante para diversificar las actividades económicas en una región.